30 / marzo / 2021

El techno es música en Alemania… ¿Qué ocurre en España? (parte 1)

El techno es música en Alemania… ¿Qué ocurre en España? (parte 1)

photo Rirkrit Tiravanija

 

En octubre del pasado año nos llegó la noticia relativa a la sentencia de un alto tribunal económico alemán determinaba que el techno es música. Ahora todo el mundo que lea esto pensará “Esto es algo evidente…” Pero esa sentencia es algo tan importante como la equiparación de Berghain con el Konzerthaus berlinés (la legendaria sala de conciertos de música clásica y ópera) a efectos fiscales. Desde esa sentencia, los clubes en los que se programa música electrónica y de baile (en Alemania cuando a esos niveles generalistas se habla de Techno se engloba a cualquier género de música electrónica) pasan a pagar el IVA reducido del 7% en vez del general del 19% como venía pasando hasta ahora.
Hace un par de años, en Berlín se dotó de una subvención de un millón de euros para reforzar la insonorización de los clubes que lo necesitaran, para hacer mucho más sencilla la convivencia de los habitantes de la ciudad con esa industria que es la cultura de club. Los clubes recibieron de cincuenta a cien mil euros, con el compromiso de hacerse cargo del 10 o el 20% del presupuesto total de la obra.

En los tiempos del Covid, Berlín anunció los Emergency Aid I y II, con fondos totales cercanos a los 130 millones de euros para empresas relacionadas con la cultura de pequeño, medio y gran tamaño, museos, salas de conciertos, clubes nocturnos, para los trabajadores autónomos, tratando de no dejar a nadie sin cobertura. Para el año 2021, el gobierno alemán ha anunciado la mayor subida de presupuesto en su historia para apoyar a la cultura, que casi con toda seguridad, obtendrá el visto bueno del Parlamento en los primeros días de enero.
En total, entre ayudas federales y estatales, ha habido cinco fondos diferentes para ayudar a los clubes berlineses para sobrevivir a la pandemia.
A pesar de todo ello, el semanal Der Spiegel publicaba en octubre del 2020 un extenso y profundo análisis de la situación actual que se titulaba “Si eso es el futuro, ¡Buenas noches!”. En el mismo se podían escuchar a voces tan autorizadas como Dixon o con Dimitri Hegemann, el fundador de Tresor vislumbrando un futuro no muy halagüeño para una industria que deja billones de euros en las arcas de la ciudad gracias también a un turismo clubber que acude al reclamo de las noches electrónicas berlinesas.

Si en Alemania se proclaman estos (justificados) temores… ¿Cómo estaremos en nuestro país?

Pero busquemos otro punto de referencia antes de volver a casa. En el país germano podíamos esperar una reacción de apoyo de este calibre por parte de las autoridades que les gobiernan. ¿Y en UK, otro de los grandes baluartes de la escena electrónica europea?

En el Reino Unido se anunció un fondo de más de un billón y medio de libras para apoyar a empresas relacionadas con la cultura. Desde un teatro de cincuenta personas a magazines online, músicos, actores, operarios… la cobertura se preveía bastante completa y comenzó por la liberación de una buena parte de ese fondo. Pero ahí empezó la polémica. Resident Advisor, website dedicada a la música electrónica, recibía 750.000 libras con la consiguiente discusión pública y en el sector sobre la cantidad con la que se ayudaba a dicha empresa. La polémica continuaba con la negativa a Printworks para recibir dicha ayuda. La empresa Broadwick Live, que aparte de Printworks tiene en su nómina a varios otros clubes repartidos por Londres y Manchester, no recibía la ayuda en primera instancia, cuando, por ejemplo, Ministry of Sound eran ayudados casi con un millón de libras esterlinas.
Con más o menos polémica, lo cierto es que en UK se han ocupado algo de la cultura de club y se seguirán ocupando por parte del gobierno hasta bien entrado el año 2021.

 

 

Para tener una aproximación real a lo que ocurre en nuestro país, contamos con las opiniones de dos profesionales de una extensa trayectoria profesional. Dos de nuestros MOAI PRO y, como dicen los ingleses, partners in crime, ya que también han firmado juntos unos cuantos releases. No son otros que Ismael Rivas y Luis Bonias, veteranos de las cabinas nacionales e internacionales.
Todo lo contado hasta ahora, con sus defectos y virtudes, es casi paradisíaco comparado con la situación en España. En abril se anunció un fondo de 75 millones de euros para “cultura”, han estado los ERTE, ha habido ayudas por parte del ministerio de… ¡Turismo! para pagar alquileres de locales. Ha habido ayudas parciales por parte de gobiernos locales y regionales, pero no se ha percibido un plan rotundo y contundente como los mencionados anteriormente en Alemania y en UK. Y todo esto con la discriminación evidente que subyace desde siempre hacia la música electrónica y la cultura de club; un músico de rock o indie es cultura, un dj parece que no lo es.
Luis Bonias apunta sobre esto: “Las ayudas son insuficientes y con poca concreción. Las que se han dado, se han dado a cualquier empresa y por el mismo motivo, bien cese de actividad o bien por una facturación menor del 75%. Pero nada que ver en la actividad que nos movemos, que va siempre ligada a la hostelería… que nos consideren cultura, está a años luz”
Ismael básicamente coincide con lo que expone Luis con anterioridad. “Nuestra industria, o lo que queda de ella, especialmente dj´s y productores de música electrónica, estamos completamente olvidados por gobierno e instituciones.”
Cuando preguntamos a Ismael y a Luis porque creen que la escena electrónica nacional no recibe el mismo apoyo en nuestro país que en otros países ambos nos apuntan razones harto interesantes y que en ocasiones pasan inadvertidas al gran público. La explicación de Ismael es tan clara como demoledora:
“Básicamente porque no tenemos una industria discográfica de peso ( en cuanto música electrónica se entiende, claro ) como pueden tener Alemania, UK, o los Paises Bajos, una industria con presencia constante en los medios de comunicación, la radio fórmula aplicada a la electrónica, o medios de comunicación especializados ya que en España cada vez hay menos y de menor peso. La paradoja es que por el contrario si tenemos un gran circuito de música electrónica de festivales, pero es visto como un fenómeno de verano, más destinado a la hostelería y a los servicios en los meses de junio a septiembre y después se acabó. También es verdad que la profesionalización del sector de la música electrónica y la figura del Dj viene siendo muy tardía en España, tan solo hace 4 años que por fin se ha reconocido la figura del Dj como una profesión reglada mediante la FP de grado medio, por lo que el reconocimiento profesional del Dj solo venia por parte de la fama y en reconocimiento de fans y profesionales del sector, no por la opinión publica y el gobierno y entidades y en ningún momento se equipara la figura del Dj a la del músico como en otros países europeos.”
Se puede decir más alto, pero dudo que más claro.
Mañana continuaremos, con una interesante continuación donde veremos si hay alguien más a culpar aparte de las administraciones.


Suscríbete al Newsletter