php /** * The template for displaying the header * * This is the template that displays all of the section, opens the tag and adds the site's header. * * @package HelloElementor */ if ( ! defined( 'ABSPATH' ) ) { exit; // Exit if accessed directly. } ?> MOAI DJ Platform Europe da la bienvenida a GULLIVERB | MOAI TECHNO LIVE SETS Magazine

MOAI DJ Platform Europe da la bienvenida a GULLIVERB

Nunca creí en la personalidad múltiple. Siempre pensé que era un efecto sociológico inventado por algún friki que quería hacerse notar. Repito, nunca creí en la personalidad múltiple…, hasta hoy. Hoy me he encontrado con la historia de un personaje increíble. Un mortal (o no) capaz de enfrentarse a retos que para la mayoría de los humanos serían imposibles. Un ejemplo de tenacidad, locura controlada, perseverancia… Capaz de componer la más bella banda sonora mientras aterriza suavemente un Boeing 747. Alguien capaz de llevar a cabo proyectos inhumanos con una sonrisa perpetua en su rostro. En definitiva, el ejemplo personificado de la personalidad múltiple moderna… Gulliverb, o como también se le conoce, Chimo Ausín, o tal vez su verdadero nombre, Fernando Ausín, es una sola persona capaz de adoptar cualquiera de estas tres personalidades dependiendo del momento o, para decirlo mejor, del proyecto que tenga entre manos. Fernando Ausín es un tipo completamente normal, con una vida apasionante pero normal. Fernando tiene un buen trabajo. Es productor ejecutivo y director de una agencia de noticias rusa en Madrid, con sede en Moscú. En 2012 fue capaz de dejarlo todo para ayudar a levantar y poner en boca de todo el mundo un canal de televisión con más de mil millones de espectadores en todo el planeta. Lo más inquietante de esta historia es la naturalidad con la que la cuenta. Puede presumir de haber pisado tierras inaccesibles como Corea del Norte, de haber vivido de cerca una guerra o de haber compartido historias en el monte Gurugú con sudaneses del sur que estaban a punto de saltar la valla de la tierra prometida. Esta es la vida de Fernando, intensa, fascinante, desordenada… Chimo Ausín es un aviador. Un espíritu libre que recorre constantemente los cielos de todo el planeta. Trabaja como comandante en una conocida compañía aérea española. Muy pocos pilotos pueden presumir de tener una triple habilitación de tipo en la aviación comercial. Ha volado «la reina de los cielos» y lo atestigua con una pericia inusual. Para los que no estén muy familiarizados con el tema, tengo que decirles que esta «Reina» es el avión más grande del mundo… Chimo no ha tenido una vida fácil. Tuvo que emigrar a lugares lejanos y dejarlo todo para perseguir un sueño. El sueño de volar y aprender. Enriquecer la mente y el espíritu es una de sus debilidades. En lugares como Arabia Saudí, Indonesia, Finlandia, Canadá o la bella Sicilia, han tenido la suerte de sentir su energía positiva… Una energía que ha reciclado y mezclado con sus miedos más profundos y sus experiencias más radicales en un cóctel explosivo que estalla con fuerza cada vez que se sube al escenario. Es entonces, y sólo entonces, cuando todas estas personalidades se transforman en una sola, en Gulliverb. Gulliverb es el resultado de esta fusión subatómica, casi irreal. Música que sale del alma y penetra profundamente haciendo de cada sesión una experiencia visual y musical única y diferente. En definitiva, música que traspasa la piel y hace que el oyente se estremezca ante tal evidencia de experiencias y sentimientos. Quizás demasiado profundo para el profano, pero existe, tan real como la personalidad múltiple. No es una cuestión de suerte. Hay trabajo duro y mucho. Gulliverb, o Chimo, o Fernando, como quieras llamarlo, sabe perfectamente en qué consiste el negocio de la música. Lleva más de 30 años dedicándose a ello profesionalmente, compaginando sus tres pasiones, y todavía se toma la licencia de afirmar que cada día aprende algo nuevo. Ha colaborado en innumerables discos de primer nivel y ha compartido escenario con deidades como Phil Collins, Ricky Martin y Jean Michel Jarre, entre muchos otros. Es capaz de crear una banda sonora para una película romántica, un himno para un conocido club de fútbol o tocar una sesión de Electro a la altura de cualquiera de los grandes. Gulliverb es así de imprevisible. Su último proyecto se llama «12-02. The Journey» y es un homenaje a lo que él considera uno de los viajes más fascinantes del hombre moderno, el primer viaje a la luna. Se ha tomado la libertad de fusionar cientos de sonidos, producidos meticulosamente en su propio estudio, con músicos reales.

 

SHARE