20 / abril / 2021

Picón & Panizza – La entrevista

Picón & Panizza – La entrevista

 

Hoy hablamos con los dos nombres más importantes de la electrónica uruguaya y, por supuesto, conocidos sobradamente a escala internacional. Fernando Picón y Martín Panizza, partners in crime 😊, como dicen los anglosajones, nos hablan sobre sus proyectos, pero, como siempre, echaremos un vistazo a sus extensas carreras.

– Hola Martín, hola Fernando, es un placer teneros en MOAI Magazine…

Vamos a empezar por vuestros comienzos, que siempre es algo interesante para nuestros lectores… porque no todos hemos nacido haciendo techno o house y todos tenemos un pasado. En una entrevista reciente, le preguntábamos a Emi Galván por su pasado rockero… y me parece que Fernando también lo tuvo, por favor, cuéntanos algo sobre esos pasos previos a la electrónica. ¿Y tú Martín, que nos puedes contar de esas primeras experiencias musicales, esos primeros recuerdos?

Fernando – Desde pequeño estuve rodeado de música, mi madre había sido concertista de guitarra y tanto mi padre como mi abuelo tenían muchos discos de vinilos. Para la época además ambos eran muy pro tecnología y teníamos un equipo de música Grundig 3 en 1 que era una belleza (tv, radio y tocadiscos). Para un niño pequeño todo eso era muy llamativo sobre todo los equipos y discos de vinilo, había muchos de 78 revoluciones que eran duros como si fueran de loza.

Mi abuelo me ponía tango, milongas todo el tiempo y mi padre más Beatles, Shakers, Club del Clan, ABBA y ese tipo de cosas.

Antes de ser Dj estudié batería con el profesor de la banda municipal, Arturo Barros, aprendí a leer música, una escuela más clásica, tipo jazz, escuchando Billy Cobham o Gene Krupa, por ejemplo. Luego formamos una banda de Rock con amigos del barrio, tocábamos AC/DC, Barón Rojo (que tuvo un baterista uruguayo, Hermes Calabria que era tío de una vecina que vivía al lado de casa) y ese estilo de música Heavy Metal, pero luego me fui involucrando más con el tema de pasar música y seguí por allí mi camino.

De allí en más se dio de forma natural, comencé musicalizando los bailes de la escuela, amigos y cosas por el estilo, seguí con cumpleaños, casamientos, en ese trayecto fui aprendiendo de forma autodidáctica, recordemos que no había internet y la info que recibíamos era muy escasa, así que a puro amor por la música.

Las primeras veces que pase música lo hice con cassettes y mezclaba con los volúmenes del amplificador Sonitel (Hecho en Uruguay, no tenía mixer, no me olvido más jajaja), luego vinieron las bandejas IZU con su plato flotante, muy rusticas, sin pitch, las comprabas en Rondeau, más tarde conseguí un mixer Numark PPD que tenía sampler, luego aparecieron las queridas Technics MKII y un mixer Ecler de 2 canales y estábamos llegando recién a los años 2000 y seguíamos con esa tecnología, después ya es historia más conocida.

Martín – ¡Hermosos recuerdos! En mi niñez la radio siempre estaba prendida (y en AM jaja), el tocadiscos Philips 474 de mi padre era un tesoro que se me prohibía tocar de pequeño, pero sí podía jugar con los vinilos de todo tipo y género.

Así fui moldeando mis gustos hacia el rock, preferentemente anglosajón, y el metal nórdico. De adolescente comencé a cantar, toqué bajo y guitarra y formé parte de varias bandas de Heavy Metal y Trash, géneros que ocupan la mayoría de mi colección de discos.

– ¿Cuándo consideráis que la música electrónica entra en vuestras vidas, tanto como camino musical a seguir como en el plano profesional, cuando llega ese momento en el que decís, me voy a dedicar a esto?

Fernando – A los 15 años aproximadamente empecé a ir asiduamente a las disquerías que había en la ciudad a comprar vinilos, allí me pasaba tardes enteras y gastaba todo el dinero que tenía. En esas largas jornadas intercambie mucha info, aprendí de los vendedores que eran obviamente DJ´s y empecé a conseguir los vinilos que tenían bajo mostrador, no los de las bateas a los que accedía todo el mundo. Creo que allí surgió el kick que me sedujo hacia el mundillo y estilo de vida del DJ dentro de la música electrónica. A los 16 años empecé a trabajar en Espejismo (1987), un club muy underground, haciendo en principio una suplencia que se fue estirando hasta convertirse en residencia. De allí en más seguí trabajando profesionalmente, ganando un buen dinero y gastándolo todo en discos 😊. O sea que crecimos juntos con la música electrónica y su evolución.

Martín – En mi vida personal entra de lleno en los 90’s. En el año 1994 pasé una temporada en Bilbao y con 17 años me invitaron a recorrer la ruta del bacalao así que fue un antes y después.

A nivel profesional el punto de inflexión llega en 2004. En 2002 decidí retirarme de las cabinas al nacer mi hija pequeña, había sido Dj profesionalmente desde 1994 aunque no lo consideraba mi trabajo. Pero dos años después se dieron algunas “casualidades cósmicas” que me hicieron volver: amigos estaban produciendo grandes fiestas, yo trabajaba con ellos en marketing y medios de comunicación y un día, faltando un par de semanas para la fiesta de Navidad, el DJ residente renunció. Me citaron a una reunión y me pidieron que volviera solo por esa vez para no dejarlos tirados… ¡y aquí estoy!

– Tanto Fernando como Martín sois dj´s y productores musicales. Imagino que primero llegó la cabina y luego el estudio… ¿Hubo mucho tiempo de diferencia entre esos dos pasos? ¿Cuáles son vuestros primeros recuerdos en el estudio?

Fernando – Nosotros desde temprana edad fuimos buenos editores jajaja, primero porque cuando grabábamos la música de la radio en cassette empezamos a cortar y pegar cosas, acomodar las precarias grabaciones, rezar porque el locutor no hablara y si lo hacía tratar de eliminarlo o corregir para salvar ese tema que habíamos conseguido. Las doble caseteras y luego el mini disc fueron herramientas que usamos a full en esa época, a principio de los 90.

En 1998 aproximadamente apareció el DAW ACID al cual accedimos  más o menos en 1999 y con el cual cree mi primer track que fue editado en CD, un compilado llamado Power Dance 2000 bajo el seudónimo SFERIK. Track No. 12 año 1999.

La idea de ese track surgió de distorsionar hasta lo imposible la melodía del tema Wonderful Life de Black que quedo sonando a Burbujas Acidas.

Link: Sferik – Bubbles (Original Mix) by Fernando Picon Obligado Records – TOCO Latino 1999

Martín – ¡Tengo algunos muy nítidos!

¡Mi primer PC con drivers Yamaha en los 90’s! Para comprarla tuve que pedir un préstamo al banco y dejé la propiedad de mi casa como garantía, una locura bien de esos tiempos.

Luego en 2005 cuando Gustavo Bravetti me enseñó el Live 5 en una habitación de hotel. Lo instalé y quedó allí mucho tiempo sin saberlo usar, jaja.

Fue DJ PP aka Gabriel Rocha quien me enseñó a usarlo, online y con paciencia infinita.

Y también quien me rechazó los primeros demos, mostrándome las equivocaciones y ayudándome a corregirlas. Fueron años de ensayo y error, totalmente autodidacta.

Soy de una ciudad del interior donde solo había una persona más con estos mismos intereses y lo descubrí cuando el dueño del kiosco de revistas donde compraba FM y CM (con varios meses y hasta años de retraso) me contó que traía dos ejemplares. Ese chico, Walas Menoni, hoy tremendo artista, se convirtió en mi mejor amigo y socio en E-GO, proyecto de música electrónica en vivo donde dimos (y daremos todavía) rienda suelta a nuestra locura.

 

 

– Sois dos artistas extremadamente polifacéticos… hablemos ahora de vuestros sellos discográficos… Martín, háblanos de tu aventura junto a Gabriel Rocha (Dj PP). En Hund Music os gusta el techno y los perros, que gran lema. Haznos un poco de historia, cuándo y cómo nació la iniciativa, cual es ese momento o release que marcó un punto de inflexión en la historia de Hund Music, cuáles son los proyectos de futuro inmediato…

PP es mi Maestro Yoda!

Siempre le pido su opinión sobre mis tracks, sean para el sello que sea.

Él claramente es alguien del house y yo le enviaba tracks techno que le gustaban pero no encajaban en sus sellos así que un buen día me propuso lo de HUND Music, un sello específico de techno para editar artistas sudamericanos emergentes

Y como ambos amamos los perros y somos políticamente incorrectos nos pareció bien cortar con tanto felino en la escena jajaja

El año pasado cuando Fernando, mi otro referente y amigo en este ambiente, me propuso asociarme a Surbeats, le dije rápidamente que sí, así que ahora divido mi corazón entre ambos sellos.

– Fernando, es tu turno, aplíquese lo mismo para tu proyecto junto a Deibys Márquez, Surbeats Records, recientemente incorporado a MOAI PRO como sello colaborador.

Surbeats records ha costado sudor y lágrimas, es más un viaje por los secretos caminos del negocio de la música, en principio teníamos mucha música para mostrar pero nadie que nos editara. Fue así que empezamos primero con Diablito Records junto a Gustavo Oldak, allí tenemos algunos CD´s físicos editados en el país, mi primer Álbum “Intimo 001 “por ejemplo. Por ese entonces aparece en el mercado Beatport y todos queríamos estar allí, un portal al mundo; con ese material editado que era una buena carta de presentación conocí a Willy San Juan quien me abrió las puertas de su sello Molacacho Records, dentro de ese sello editamos las primeras referencias de nuestro sello, eran releases de Surbeats pero aparecían como Molacacho (MOSB 001 por ejemplo). Willy con el tiempo hablo con Beatport y consiguió que nos dieran un Label independiente, eso fue por el 2009, allí comenzó la historia de Surbeats Records para el mundo.

Surbeats en una idea que tuve y que he compartido con varias personas, algunas quedaron en el camino, diferencias en puntos de vista, actualmente hay dos personas que son incondicionales, Deibys Marquez que es un gran amigo que me ha acompañado desde hace un montón de tiempo y ahora Martin Panizza al cual le ofrecí acompañarme y darle un nuevo aire al sello que lo teníamos un poco stand by.

Estamos con un Surbeats renovado, con muchas fuerzas, con varios raleases entrando en Top Ten tanto en Beatport como en Traxsource, incorporando nuevos artistas y dando oportunidades a nuevos talentos.

– Bueno, dejemos los estudios de grabación y vayamos a las cabinas. Si tuvierais que elegir un momento especial a lo largo de vuestras ya prolongadas y exitosas carreras en clubes y festivales alrededor del mundo… ¿Cuál sería?

Fernando – Una de las experiencias más lindas fue tocar con Gustavo Cerati en Punta del Este, en un entorno íntimo, Restaurante El Camino, en donde cenamos previamente, charlamos, compartimos gustos y experiencias de música.
Esas cosas impensadas que te da la música y en especial nuestra profesión.

 

 

Y obviamente el día en que conocí a mi mujer, que obviamente fue en Lotus Club en donde era el Dj Residente.

Martín – Atesoro los momentos sencillos, conocer culturas diferentes, las cenas en ciudades distantes con personas y artistas increíbles antes o luego de un show.

Si tengo que citar pienso rápido en Cochabamba, Bolivia, en 2008, las ediciones del NorthFestival, la sala pequeña del Ozone en Pamplona con amigos, el Streetlife Festival de Münich bajo la lluvia, la Redvolution con Fernando, Otro Mundo, Bora Bora y por supuesto, el Zul.

– Justo en estos días acaba el verano allá en Uruguay, y creo que habéis podido hacer algunos eventos con las restricciones lógicas impuestas por la situación sanitaria… ¿Cómo se está viviendo todo esto en el sector allí en Uruguay? ¿Los asistentes son conscientes de la situación y contribuyen con su responsabilidad? ¿Qué medidas se han tomado como norma general para este tipo de eventos?

Fernando – Hemos tenido la posibilidad de hacer algunos eventos, generalmente al aire libre, el problema es que a la gente le cuesta quedarse quieta jaja… muchos de los eventos se terminaron suspendiendo por no cumplir las normas.

Las normas son las básicas que tenemos para todo aquí, burbujas limitadas en cantidad de gente en cada mesa u espacio, de mantener distancia, usar tapaboca cuando se está circulando por el lugar, utilizar alcohol al entrar y tomarse temperatura, obviamente no ponerse a bailar, restricción horaria.

Martín – Aquí las grandes concentraciones no están permitidas y tampoco bailar, solo podemos tocar en bares y restaurantes lo que resulta bastante extraño.

Y últimamente se ha producido una escalada importante de casos en Uruguay así que personalmente he decidido por algunas semanas posponer mi actividad, convencido que cada uno debe aportar responsablemente desde su lugar.

– Todo esto te lo preguntamos por tener referencias de cómo se han desarrollado las cosas en Uruguay. Aquí en España el sector de la música electrónica está realmente tocado, las ayudas por parte del gobierno han sido insuficientes o en muchos casos inexistentes. ¿Qué ha ocurrido al respecto en Uruguay, han llegado ayudas estatales?

Fernando – El rubro (sector) ha sido muy castigado por la situación, por el momento no se ha recibido ayuda, nos ha tocado la peor parte por ser justamente un rubro de entretenimiento que precisa de un público presente.

Aquí en Montevideo por ejemplo el DJ además es considerado Espectáculo Público, el lugar si quiere tener un DJ pasando música funcional tiene que acatar una reducción de su aforo y pagar otro tipo de impuesto, eso le dificulta aún más la situación que ya llevan por la reducción de horario que se impuso. Si no cumplen con esto y ven un DJ, se multa al lugar, se le advierte e incluso se lo puede clausurar; difícil contratar a un DJ con todas esas condiciones.

Martín – Si allí la ayuda es escasa imagínense aquí, que los tenemos a ustedes como referentes y donde recién hace pocos años se está consolidando una escena!

 

 

– Para ir concluyendo, hablemos del futuro más inmediato, y sobre otro bonito proyecto en el que estáis embarcado de manera conjunta. Groove Beats inicia en breve sus cursos en Montevideo. Cursos de dj y de producción musical para quienes quieran aprender sobre todo esto de la mano de dos expertos profesionales. ¿Cómo nace la idea de meteros a profesores?

Nosotros hace tiempo que venimos vinculados de alguna manera a la educación, hace unos cuantos años en mi caso en particular tuve un par de disquerías, primero, Diablito Records en Montevideo y Punta del este, luego Onix Records en Montevideo, en ambas teníamos tienda de discos, de ropa, accesorios y cursos de DJ.

Hace 3 años que venimos manejando la idea de hacer una escuela más seria con Martin, empezamos el proyecto y a último momento yo no pude cumplir con el horario y Martín arranco clases en AGADU con otro colega, pasado un tiempo se me abrió la posibilidad de retomar en donde habíamos quedado y fue allí en donde empezamos a trabajar en lo que hoy día se convirtió en GROOVE BEATS.

Consideramos también que es una opción interesante para seguir viviendo de lo que nos apasiona, esperamos poder seguir en las pistas siempre, pero obviamente el tiempo pasa …. Jajaja, aunque tenemos cuerda para rato.

Martín – Siempre tuve claro que en algún momento tendría que ir cambiando la noche por el día, pero sin alejarme de lo que amo y es algo de lo que hablábamos recurrentemente con Fernando.

Soy locutor y fui presentador de radio y tv por muchos años así que no me intimidaba dar clases, pero sí tenía algo de miedo desde lo conceptual: saber hacer algo no siempre te avala para trasmitir esos conocimientos a otros.

Por suerte desde la primera clase todo funcionó de maravillas y hoy puedo decir que enseñar es otra faceta de mi carrera que me hace feliz.

– ¿Cómo tenéis organizados los cursos? ¿Lo hacéis todo al 50% o quizás en alguna de las dos especialidades os volcáis un poco más alguno de los dos?

Fernando – Con Martin la verdad nos entendemos y complementamos muy bien de manera natural, venimos de una escuela similar, de vivencias y formación a base de muchos años de trabajo de hormiga, de miles de toques, un camino duro, de compartir sentimientos y pasión por la música, eso hace que tengamos una filosofía similar en cuanto a cómo y qué queremos transmitir.

Tratamos de manejar todo en 50-50 y cubrirnos cuando alguno no puede ir, pero siempre estamos ambos al firme en ambos cursos y con todos los grupos.

Martín – Los cursos están organizados en temarios, cada uno con sus apartados, módulos teóricos y prácticos… realmente están muy bien armados.

Pero el plus es didáctico, compartir las experiencias, explicarles a tus alumnos una determinada situación ficticia con un ejemplo que realmente sucedió en tu carrera es genial.

Y con Fernando nos complementamos de tal manera que el hilo conductor es el tema que estamos tocando en clase y cada uno aporta naturalmente. Tenemos una química excelente, a tal punto que estoy respondiendo sin saber cuáles son sus respuestas a estas mismas preguntas jajaja

– Groove Beats también ha entrado a formar parte de MOAI como escuela colaboradora y hemos tenido la oportunidad de ver el entorno y las instalaciones, que son realmente magníficas. No es lo más importante, pero la verdad es que estar en un lugar así deberá ser una buena ayuda para impartir esos cursos, ¿no es cierto?

Fernando – La verdad que tenemos una infraestructura especial, con dos salones amplios solo para nosotros que se pueden unir y transformar en una gran sala. Estamos en una edificio histórico de la ciudad que se llama Hacienda Williman y estamos en el mismo espacio que una escuela de música  con la que también compartimos aéreas más grandes para dar Master Clases o hacer pequeños eventos; también contamos con cafetería, espacios exteriores, etc. Todo esto nos convierte en un importante centro de arte que nos potencia y en donde tenemos la oportunidad de compartir experiencias con músicos y artistas de otras ramas afines.

Martín – ¡Sin dudas!

Desde la infraestructura de la que disponemos en la Academia, pasando por el equipo de trabajo, hasta la posibilidad de interactuar y aprender de las demás disciplinas artísticas son todas cosas que nos enriquecen y nos motivan a dar lo mejor.

Estamos realmente muy orgullosos de Groove Beats, primero integrando Groove Academia y ahora también formando parte de MOAI.

Ha sido un placer tener con nosotros a estos dos grandes artistas uruguayos contándonos un poco sobre sus carreras y proyectos. Muchas gracias por atendernos.

Gracias a ustedes y felicitaciones por todo lo que están haciendo desde MOAI por los artistas y nuestra escena.

 

Si quieres entra a formar parte del roster de MOAI, haz click aquí en este enlace y nos pondremos en contacto contigo


Suscríbete al Newsletter