Entrevistas / 1 abril, 2020

Koel Wilder: «El rock no excluye a la música house».

Mientras atraviesa la cuarentena, el DJ italiano se centra en sus producciones y en el lanzamiento de su sencillo "Lights On", donde puede percibirse la conexión entre sus dos grandes pasiones: el rock y la música house.


Cuando en 2004 Koel Wilder comenzó su carrera como bajista en la banda de rock Downkiss, nunca imaginó el desenlace que tendría su producción musical. Tras lanzar con su banda un álbum -“Push me to the limits of the calculating madness”- y dos EP, el bajista decidió comenzar su proyecto en solitario como DJ y productor de música original, lo que decantaría en un gusto marcado por el house, el deep house, el tech house y el electro.

Lo cierto es que a Wilder siempre le atrajo la electrónica. Desde adolescente, en los años 90, escuchaba programas de radio que tocaban música house, en particular un programa histórico llamado «DJ Time», que inspiró a gran parte de los DJs italianos. Pero si tiene que mencionar un nombre como principal influencia, se queda con el de Parov Stelar. “Me inspiró tanto mental como musicalmente. Amo su música y sus vidas. Se las arregla para mezclar sonidos house, deephouse y tech-house con los de la vieja música de swing y blues de la primera mitad del siglo XX; y sus conciertos están llenos de energía, ya que siempre toca con una banda en vivo”, explica Koel Wilder, echando más luz sobre esta conexión entre el rock y la música electrónica.

A pesar del giro marcado hacia las bandejas, el DJ italiano sigue tocando el bajo, lo que según cuenta él lo ha ayudado mucho con el ritmo de la música electrónica. “Creo que si escuchas bien mis canciones y mis DJ sets esta influencia se puede encontrar”, aclara. “En cualquier caso, el rock no excluye a la música house, especialmente hoy en día donde las diferencias entre los diversos géneros musicales se han vuelto muy delgadas. Personalmente, creo que es una tontería estar atrapado en este tipo de patrón mental en este momento”.

Su preferencia por ser DJ también se explica por la necesidad de tomar decisiones por sí mismo. “En una banda hay demasiadas mentes para coordinar y muchas veces es difícil ponerse de acuerdo y tocar lo que realmente te gusta”, explica. “Después de más de 10 años me había cansado un poco de esto. Como DJ y productor, ¡tengo un campo libre para hacer lo que realmente quiero!”.

El debut en su faceta de productor fue en agosto de 2015, cuando Wilder publicó su primer EP llamado «Leave The City» para Loud Dj’s Records (ahora Big Tunes Records). Este año la producción continúa, porque acaba de editar el EP «Hot Sensi», que contiene cuatro pistas, y además lanzó el sencillo titulado “Lights On”, del que también realizó su primer video oficial junto a Switch Lab. “Ya estoy trabajando en nuevas pistas, todavía es temprano para saber si estarán listas y disponibles, y realmente espero poder hacer muchas otras producciones este año”.

Entre los artistas con los que identifica su universo creativo elige a Purple Disco Machine, Camelphat, Nicolas Jaar, Fisher, CrazyP, Solomun, Sahalè, Nu y Sofi Tukker. “Me gustan mucho las escenas de Detroit y Chicago, así como la de Ibiza, casi obvio para un europeo”, agrega. A lo largo de los años, Koel Wilder construyó un largo camino al tocar en festivales y discotecas de Italia como Spirit of Woodstock Festival, George’s, Il Borro-Ferragamo, Hard Rock Cafe Firenze -donde fue DJ residente-, L’Alter Ego y muchos más. Desde 2016 hasta hoy es DJ residente en “Covo de Ricci”, en Figline Valdarno.

Pero ahora, la dura realidad que atraviesa su país lo obliga a centrarse en sus producciones. A pesar de la emergencia del coronavirus ha detenido casi todas las actividades, Wilder es optimista de cara al futuro de su carrera como DJ. “Espero que gracias a la ayuda de la agencia MOAI se abran muchas más puertas que las que ya se han abierto hasta ahora. Ya puedo notar que muchas cosas están mejorando desde el punto de vista de las oportunidades”, reconoce.

Mientras espera que el impacto por la emergencia sea lo más suave posible, Wilder considera que muchas cosas cambiarán tanto desde el punto de vista laboral como social: «Espero que podamos redescubrir esas situaciones y emociones que tal vez se han perdido un poco en los últimos años, por varias razones. Cuando se erradique el virus, la cura será divertida. Cuando podamos comenzar a salir, habrá un gran deseo de estar juntos, celebrar y bailar. Los que hacemos este trabajo debemos estar preparados para hacer esto posible. Será una tarea agradable entretener a la gente y será aún más hermosa que antes”.

Etiquetas /


Últimas novedades
Suscríbete al Newsletter
Recibe lo mejor en tu casilla de correo.